Leyendas Japonesas

Hola gente de XZ creo este post con la finalidad que aportar alguna leyendas japonesas y para que ustedes también aporten alguna, sin mas les dejo algunas



Los Oni

Spoiler: MOSTRAR
Una clase de demonio que se encuentra en el Jigoku, pero también en la tierra, está integrada por unos seres llamados Oni (ogro), fuerzas malignas responsables de todas las desgracias, como las enfermedades y las hambrunas, que también pueden robar almas y tomar posesión de personas inocentes. Aunque se considera a algunos Oni dotados con la capacidad de asumir forma humana o animal, o ambas, la mayoría resulta invisibles a los ojos humanos. Los adivinos, las sacerdotisas y las personas especialmente virtuosas pueden detectar a veces a estos demonios.

Su aspecto normalmente es el de un ser humanoide medio desnudo, con un taparrabos de piel de tigre, su cara es aplanada con una amplia sonrisa de oreja a oreja, su cabeza está provista de unos cuernos y a menudo lucen un tercer ojo, en las manos y los pies tienen tres dedos provistos de afiladas y puntiagudas uñas. Pueden andar por tierra o volar, en la mano derecha llevan una barra de hierro con afiladas púas. Estos demonios aparecen montados en una carreta en llamas para apoderarse del alma de un malvado antes de morir.
Imagen


Kuchisakeonna

Spoiler: MOSTRAR
La leyenda dice que hace mucho tiempo hubo una bella pero vanidosa mujer que se casó con un samurái. La mujer, al ser vanidosa, engañaba a su esposo. El samurái sabía que estaba siendo engañado, así que, celoso y furioso, llegó al lugar donde estaba su esposa y le cortó la boca de un lado a otro mientras gritaba: "¡¿Piensas que eres hermosa?!". Cuando terminó, exclamó: "Pues, ¿quién va a pensar que eres hermosa ahora?" Haciendo que la mujer se transforme en un espíritu vengativo y regrese asesinando para que sufra lo mismo que ella.
Aquí es cuando la leyenda toma su inicio. Se dice que hay una mujer con una mascarilla, -lo que no parecería extraño en Japón, ya que la mayoría de habitantes las usan para prevenir enfermedades- que camina por las noches, especialmente las noches oscuras y tenebrosas. Si se encuentra con algún joven, -normalmente estudiantes de secundaria o universitarios- le pregunta: "¿Soy hermosa?" ("¿Watashi kirei?"). Si el joven le responde que sí, ella se quitará la máscara y le preguntará: "¿Y ahora?" ("¿Kore demo?"). Lo más probable es que la víctima grite o diga que no. Entonces la mujer le cortará la boca de un lado a otro con unas tijeras. Sí la víctima responde de nuevo que sí, la mujer lo seguirá hasta la puerta de su casa y ahí mismo lo asesinará, ya que "kirei" en japonés (hermosa o linda) es muy parecido a decir "kire" (cortar).Hay otra versión en la que si dices que si a las dos preguntas te dará un valioso rubí con sangre y se marchará.
En otras versiones de la leyenda, los efectos de responder sí cambian, aunque la mayoría coincide en que es imposible escapar de ella tanto con esa respuesta como la anterior. La más común reza que si se le dice sí, la Kuchisake-onna se abalanzará sobre el aludido para cortarle la boca para que sienta lo mismo que ella. Sin embargo, hay métodos para evitar el fatal desenlace. Según las fuentes, llevar dulces y ofrecérselos puede apaciguarla; en otra versión se dice que si el aludido le contesta con la misma pregunta ("¿Soy hermos@?"), la Kuchisake-onna quedará confundida y ello le dará tiempo para escapar; y por último, si cuando ella pregunta se le dice que uno tiene prisa y debe atender un asunto muy importante, la mujer se disculpará y le dejará marchar debido a los modales japoneses, marchándose ella también.
A diferencia de la Llorona en México (que también esta en Colombia) la Kuchisake-Onna a permanecido en el folklore japonés ya que en el 2000 hubo quienes dijeron haber visto de nuevo a la Kuchisake-Onna caminando por las calles en noches de neblina, también en el 2004 una historia similar se obtuvo de Corea del Sur en donde había encontrado varias mujeres con la boca mutilada con unas tijeras igual que lo hace la Kuchisake-Onna. Al igual que se encontraron dos jóvenes universitarios asesinados en sus respectivas casas,degollados.
Imagen


Zashiki Warashi

Spoiler: MOSTRAR
Zashiki Warashi, es un tipo de duende del hogar en la mitología japonesa. Protege las casas y a sus habitantes de cualquier peligro, proporcionando felicidad y prosperidad. Según la mitología podría ser un antepasado de la familia y se le representa como una niña de corta edad vestida a la manera tradicional del Japón, con pelo corto y kimono. Un Zashiki-warashi es un yōkai japonés de la prefectura de Iwate similar a domovoi.
Imagen


Maneki Neko

Spoiler: MOSTRAR
La leyenda parte más o menos en el siglo XVII y cuenta que el templo en aquella época era un lugar muy pobre ya que que las condiciones económicas eran terribles en la región y apenas y el monje que cuidaba el templo tenía para comer, sin embargo se encargaba de separar siempre algo de comida, de la poca con que contaba, para darselas a su gato Tama.


Un día una gran tormenta azotó la región y un hombre de mucho dinero llamado Naokata-Li se perdió en medio del aguacero, para evitar el agua se cobijo bajo un árbol… de pronto entre medio de la lluvia diviso la figura de un gato que con su patita alzada parecia estar haciendole señas, como invitandolo a seguirle, el hombre extrañado con la actitud del gato se levanto de su refugio en el árbol para ver mejor al gato, al momento de levantarse un rayo golpeó al árbol y lo partió en dos, si el hubiese permanecido bajo él sin duda habría muerto, Tama le había salvado la vida.

Agradecido el hombre colmó de riquzas al templo y Tama y su dueño ya no pasaron hambre ni frío, donde al terminar sus días fue enterrado con honores en el templo de Goutukuji y en su honor se creo la figurita del Maneki Neko o “el gato que hace señas”. Considerandolo símbolo de buena fortuna y prosperidad, de ahí que la mayoría de los comercios en Japón tengan este gatito y muchas grandes empresas lo hayan adoptado como imagen corporativa.

Se dice que las facultades del Maneki varían según el color que sea así por ejemplo el negro es para ahuyentar los malos espíritus, los dorados para el dinero, los rosados para el amor, etc.

El templo es tan popular en la actualidad que los turistas que visitan Tokio no dejan de pasar a verlo (esta ubicado en las afueras de la ciudad). El comprar un Maneki es inevitable incluso existen grandes coleccionistas de este simpatico gato cuya imagen esta en figuras, poleras, vasos y casi todo lo que puedas imaginar. El templo y la capilla de dicho templo fue levantada por la familia Tokugawa los cuales fueron Shoguns en la época de los antiguos emperadores japoneses. El templo cuenta con un gigantesco cascabel que dice que al sonar atrae a los espiritus de los gatos
Imagen


Yamamba

Spoiler: MOSTRAR
Es una de esas leyendas que siguen teniendo presencia en la cultura japonesa. Un ser horrible capaz de devorar de un bocado a los caminantes extraviados en caminos y montañas.
Cuentan que este ser no es más que un alma atormentada fruto de los abandonos de ancianos que se sucedieron en Japón en épocas de hambruna. Otros aseguran que es un viejo demonio de la mitología japonesa que habita en el fondo de las montañas.
Es capaz de cambiar su aspecto dependiendo del momento, un arma que le confiere poder a la hora de atraer a sus víctimas. Pero su verdadero rostro es nauseabundo, una mujer demacrada y marchita con cabellos muy largos. Muchas veces se representa con una boca enorme que le cubre toda la cara, otras con una boca en la parte posterior de la cabeza capaz de tragarse a una persona en un instante.
Podrá por tanto atraer a sus víctimas con un aspecto atractivo, incluso convirtiéndose en la persona amada, o por el contrario podrá aparecer de repente sorprendiendo a las personas que deambulan por su morada y alimentándose de ellas.
Se dice también que es una experta en la elaboración de pociones y venenos, una bruja en toda regla que también podrá negociar con los humanos en un momento de desesperación. Accederá a dejarnos con vida o quizá realizar una poción mágica para nosotros, si somos capaces de traer una o varias víctimas de sustitución.
Aunque este cambio no está totalmente asegurado, todo dependerá del humor de Yamamba en ese preciso momento. Hay quien sostiene que precisamente ese humor variable es el que muchas veces hace que este ser efectúe acciones bondadosas en vez de atacar a los viandantes.
La presencia de esta leyenda en Japón es tal que en los años 90 se tomó el nombre del espantoso ser para dar nombre a una moda incipiente entre los jóvenes japoneses. Las yamamba son jóvenes que utilizan un maquillaje bastante extravagante. Se trata de chicas con un bronceado extremo en su piel que aplican un color blanco alrededor de sus ojos y labios (como si se tratara de una máscara). Además también se decoloran el cabello para alcanzar un rubio platino.
Imagen


Kappa

Spoiler: MOSTRAR
El kappa, antiguamente conocido como kawataro, es un ser de piel verdosa y oscura que vive en los ríos, pantanos o estanques, y se lo podría definir como un anfibio-humanoide cuyo físico asimila rasgos de rana (ventosas con las que se desliza), de pato (pico frontal) y de tortuga (caparazón).

Una posibilidad es que el mito apareciera a partir de la antigua tradición japonesa que consistía en introducir fetos que habían nacido muertos en pequeñas embarcaciones y lanzarlos a los ríos. Sobre el origen del nombre, se cree que viene de la palabra capa, que introdujeron los portugueses en Japón. Como los kappa suelen llevar un caparazón a modo de capa para cubrirse las espalda, la palabra portuguesa-española fue japonesizada kappa y utilizada para nombrar a estos seres mitológicos (este fenómeno de préstamos lingüísticos de palabras europeas al idioma japonés ha sido y aún es frecuente desde el siglo XVI).
Imagen


Raijin y Fujin

Spoiler: MOSTRAR
Raijin: Tambien conocido como:
* Kaminari-sama: kaminari (雷, Trueno) y -sama (様 partícula honorífica)
* Raiden-sama: rai (雷, Trueno), den (電, Electricidad), y -sama
* Narukami: naru (鳴, Crepitar) y kami (神, Dios)

Si bien se lo conoce por sus varios nombres, el mas usado para referirse a este dios en Raijin. su nombre deriva de los kanjis rai (雷、trueno) y shin (神、dios).
Raijin es el creador de los truenos en la mitologia Japonesa, como ya dijimos, pero para crear estos truenos, el mismo se valia de Taikos o tambores japoneses los cuales, segun la creencia, Raijin tocaba con gran fuerza y se generaban grandes tormentas electricas.

Fujin: es el dios del viento, y uno de los dioses mas antiguos de la creacion. Estuvo junto a Amaterasu en la creacion del mundo, cuando amaterasu creo el mundo, Fujin, hizo soplar vientos desde su sabana sagrada y despejo la niebla del mundo, dando paso a que los rayos del sol brillaran por primera vez en la tierra. Fujin esta representado junto a Raijin, usando pieles de animales, y una sabana sagrada, de la cual se generan los vientos del mundo.

En la mitologia Japonesa, Fujin y Raijin, solian ser amigos y hermanos en Amaterasu, controlando los climas del universo, es por eso que casi siempre ambos estan representados juntos.
En una epoca anterior a que los humanos habitaran la tierra, una pelea surgio entre ambos por el control de las tormentas, y esta batalla hizo que Fujin le cortara a Raijin su brazo izquierdo.
Luego de esto volvieron a ser amigos y Amaterasu le devolvio a Raijin su brazo para que siguiera tocando los taikos y generando asi los rayos y truenos.

En los dias actuales, podemos ver varias representaciones de estos dioses, en el juego Mortal Kombat, Raiden y Fujin.
Y en Naruto, la serie de anime, el mismisimo naruto es la reencarnacion de Fujin, ya que el sello de su estomago es el simbolo del viento, y Sasuke, es Raijin, siendo el sharingan el simbolo del taiko.
Imagen


Gaki

Spoiler: MOSTRAR
Los gaki o fantasmas hambrientos son seres que sufren continuamente hambre y sed y cualquier alimento que halla ante ellos desaparecerá entre las llamas. Son seres infelices y demacrados, con el vientre hinchado y la boca muy ancha, que simbolizan el hambre y la sed nunca saciada. Tambien se cuenta que los gaki son seres de personas que en vida fueron avaros, egoistas y ambiciosos y en castigo siempre pasaran hambre no importa cuanto comana jamas se saciaran, a menudo se les ve ingiriendo desechos fecales o carne putrefacta.
Imagen


Toire no Hanakosan

Spoiler: MOSTRAR
Esta fantasma no hace maldad y se dice que vive en el baño de la escuela. Estando fuera del baño y le dices "vamos a jugar Hanakosan" y ella te responde golpeando la puerta.

Parece que cuida el baño, por eso los profesores le suelen decir a los niños que si no mantienen limpio el baño la Hanakosan va estar triste.
tambien se dice que esta niña del baño puede ser bastante mala.
Imagen


Kitsune

Spoiler: MOSTRAR
El Kitsune es capaz de poseer a las personas, cuando un zorro posee a alguien esta persona empieza a actuar como loco y se pone a comer aceitunas y budín de soya frita (el alimento preferido del zorro), cuando la persona vuelve a la normalidad no se acuerda de nada.

Pero el zorro además de las locuras que hace, tambien es el guardián de los niños perdidos en las montañas a los cuales brinda protección hasta que encuentran su hogar. Además el Zorro es parte de uno de los kami (dioses) mas importantes del shintoismo, llamado Inari, el cual tiene un santuario propio.
Imagen


Shura

Spoiler: MOSTRAR
Los shura o espíritus enfurecidos habitan el cielo y se reúnen para luchar entre ellos en grupos hostiles. Su aspecto es el de los guerreros, sus gritos son como el trueno. Los shura son reencarnaciones de guerreros muertos en combate, son todos machos y reencarnan el espíritu del odio y la venganza. A los shura se les confunde normalmente con otros tipos de seres de origen chino, unos ogros aéreos llamados tengu.
Imagen


Rokurokubi

Spoiler: MOSTRAR
Es un monstruo femenino que tiene un cuello extremadamente largo y flexible. En el día es una mujer común y corriente, dotada de una gran belleza, por lo cual es indistinguible de una mujer normal. Pero cuando viene la media noche, alarga su cuello.
Algunos relatos dicen que es un monstruo peligroso, que en las noches busca hombres de los cuales se puedan alimentar y robar su energía. Otros relatos la describen como un monstruo inocente que sale en las noches a beber el aceite de las lámparas de luz que se encuentran en lo alto. Tambien se dice que en algunas ocaciones este monstruo, termina aparentando con algun humano formando una familia y teniendo una vida normal, hasta que el instinto le regresa y de vez en cuando austo algun ebrio que se tope en su camino.
Imagen


Tsuru no Ongaeshi

Spoiler: MOSTRAR
Hace mucho, mucho tiempo, en algún lugar vivía una pareja de ancianos muy pobre.

Un día el anciano oyó el grito de una grulla que había caído en una trampa.

El anciano se compadeció al verla y decidió soltarla.

Esa noche le contó a su mujer sobre lo ocurrido y ella le dijo: “Hiciste bien. Yo también estoy contenta”, y los dos se pusieron alegres.

En ese momento, alguien llamó a la puerta: “toc toc…”, el anciano salió y encontró a una chica muy bonita que dijo: “Me desorienté en el camino, ¿Podría quedarme en su casa esta noche?”.

Los ancianos que eran muy amables no dudaron en invitarla a dormir.

Esa noche los tres conversaron y ella les contó que no tenía casa a donde ir ni familia con quien estar. Los ancianos le propusieron: “¡Queremos que seas nuestra hija!”

Ella se puso muy contenta. Al rato los tres se fueron a descansar.

Al día siguiente, la chica se levantó muy temprano para preparar el desayuno, pero no había ni arroz ni miso.

En ese momento, la chica divisó un telar en una habitación contigua y en unos instantes se empezó a oir el sonido del telar mecánico.

Cuando los ancianos se despertaron, la chica les entregó una pieza de tela bellísima diciéndoles: “vendan esta tela y compren lo necesario para vivir”. Ellos se sorprendieron y estuvieron muy contentos.

El anciano recibió mucho dinero a cambio de la pieza de tela, ya que ésta era muy bonita, y compró lo necesario para vivir además de un peine muy bonito para la chica.

Esa noche los tres estaban muy contentos y se quedaron conversando hasta muy tarde. En eso el abuelo dijo: “Ya vamos a dormir”, pero la chica contestó: “Yo voy a continuar trabajando un poco más”. Los ancianos se sorprendieron y le dijeron: “¡No! hoy ya no trabajes! es mejor que descanses”. La chica contestó: “Quiero hacer más piezas de tela para ustedes pero quisiera pedirles un favor, no entren a la habitación cuando esté trabajando.”. El anciano preguntó sorprendido: “¿Cómo? ¿No podemos verte trabajar?”. La chica contestó: “No, por favor, quiero que me prometan que no lo harán.”

Los ancianos no entendían la razón por la cual la chica les pedía eso pero asintieron con la cabeza.

La chica tejía cada noche una pieza de tela que se vendían como “pan caliente”, pero cada día se ponía más delgada y no tenía ánimo.

El anciano le decía: “¡Tienes que descansar, no trabajes demasiado!”, pero la chica respondía: “Voy a seguir trabajando sólo un poco más” y entraba en la habitación.

Los ancianos no podían dormir pensando en la salud de la chica.

Una noche, el anciano no pudo contenerse y dijo: “Voy a verla”, la anciana replicó: “Tenemos que cumplir con nuestra promesa”. El anciano, haciendo caso omiso a su mujer, se dirigió a la habitación en donde se encontraba trabajando la chica. Miró a través de la puerta que estaba entreabierta y para su sorpresa divisó a una grulla trabajando en el lugar. La grulla utilizaba su pico para quitarse plumas, las cuales las utilizaba para decorar las hermosas piezas de tela que hacía. Esta advirtió que estaba siendo observada y se disfrazó nuevamente de mujer.

La chica abrió la puerta y se dirigió al anciano: “Yo soy aquella grulla que salvó de la trampa. Por salvarme la vida quise devolverle el favor y para ello se me dió la oportunidad de convertirme en un ser humano por una sóla vez y venir aquí, pero ya no puedo permanecer aquí con ustedes. Deseaba convertirme en su hija para siempre”.

La chica volvió a tomar su apariencia original de grulla y levantó vuelo. El anciano al verla volar pensó: “Perdóname. ¡No nos olvides!” y le lanzó el peine que le había regalado a la “chica”. La grulla lo cogió y se fue volando.
Imagen


Tengu

Spoiler: MOSTRAR
Se dividen en dos clases, la principal y la subordinada. El jefe tengu va ataviado con un ropaje rojo y una pequeña corona en la cabeza. Tienen una expresión colérica y amenazadora, su nariz es prominente y simboliza el orgullo y la arrogancia. Los jefes tengu poseen distintas personalidades y títulos, residen en un alto pico de su propiedad.
Los tengus inferiores están sujetos a un jefe y deben servirle siempre. Su boca es como el pico de un pájaro y el cuerpo tiene unas pequeñas alas. Se congregan en bandadas cerca de la morada del jefe y desde el árbol vuelan para ejecutar las órdenes de su amo. Se les llama "Koppa tengu" o tengus de reparto.
Imagen


Yuki-onna

Spoiler: MOSTRAR
Es una joven de piel blanca, esbelta y muy atractiva. Se les aparece a los que están agotados por luchar contra una tempestad de nieve, los calma y los duerme hasta que pierden el conocimiento y mueren.
A veces se reencarnan en una mujer bella y se casa con un hombre al que finalmente mata.
Imagen


Yurei

Spoiler: MOSTRAR
Según el Shintoismo, todas las personas están dotadas con un espíritu o alma a la que llaman reikon. Cuando una persona muere, el reikon deja el cuerpo y se une a los reikon de sus antepasados. Sin embargo si la persona muere de forma inesperada y violenta (en un asesinato o en un suicidio) llevando consigo una fuerte carga emocional o no habiendo recibido un funeral apropiado el reikon se convierte en un yurei, un fantasma atormentado que permanece en el mundo de los vivos buscando venganza o para dar por finalizado algún asunto. Los yurei se limitan a merodear por sitios próximos al lugar donde falleció apareciendo normalmente entre las 2 y 3 de la mañana. Muchos de estos yurei son mujeres, el yurei masculino aunque existe es menos común, quienes en vida sufrieron alguna decepción sentimental y cuyas emociones, celos, penas y remordimientos en el momento de su muerte les han conducido a vengarse del responsable de su sufrimiento. Cada yurei tiene su propio nombre y su historia triste.
Imagen


La leyenda de Urashima

Spoiler: MOSTRAR
Urashima vivió, hace cientos y cientos de años, en una de las islas situadas al oeste del archipiélago japonés. Era el único hijo de un matrimonio de pescadores. Una red y una barquichuela constituían toda su fortuna. Sin embargo, el matrimonio veía compensada su pobreza con la bondad de su hijo Urashima. Y sucedió que cierto día el muchacho caminaba por una de las calles de la aldea, cuando de pronto vio a unos cuantos chiquillos que maltrataban a una enorme tortuga. De seguir de aquel modo mucho tiempo hubieran acabado por matarla y Urashima decidió impedirlo. Se dirigió a los chicos, y, reprendiéndoles por su mala acción, les quitó la tortuga. Cuando la tuvo en sus manos pensó dejarla en libertad y para ello fue hacía la playa. Una vez allí la llevó a la orilla y la dejó en el mar. Vio como la tortuga se alejaba poco a poco y cuando la perdió de vista Urashima regresó a su casa orgulloso de haberla salvado. Sentía una gran satisfacción por haber librado al animal de sus pequeños verdugos. Transcurrió algún tiempo desde aquel día.


Una mañana, el muchacho se fue a pescar. Tomó el camino que conducía a la playa y cuando llegó puso la barca en el agua, se montó en ella y remó mar adentro. Llevaba largo rato remando y por momentos perdió de vista la orilla; decidió echar al agua su red y cuando tiró para sacarla hacia fuera notó que le pesaba más que de costumbre. Cuando logró levantarla, con gran sorpresa, vio que dentro de la red estaba la tortuga que él mismo echó al mar, la cual, dirigiéndose a él, le dijo que el rey de los mares, que había visto su buen corazón, la enviaba para conducirle a su palacio y casarle con su hija, la princesa Otohime. A Urashima le entusiasmaban las aventuras y accedió muy gustoso, aunque la incertidumbre no dejaba de merodearle en su cabeza. Juntos, la tortuga y Urashima, se fueron mar adentro hasta que llegaron a Riugú, la ciudad del reino del mar. Era maravillosa. Sus casas eran de esmeralda y los tejidos de oro; el suelo estaba cubierto de perlas y grandes árboles de coral que daban sombra a los jardines; sus hojas eran de nácar y sus frutos de las más bellas pedrerías.

Hacia los asombrados ojos de Urashima, avanzaba una hermosísima doncella: era Otohime, la hija del rey del mar. Le recibió como a un esposo y juntos vivieron varios días en una completa felicidad. Todos colmaban al pescador de todo género de atenciones, y entre tanta delicia, Urashima no sintió que el tiempo pasaba. No podía precisar desde cuándo estaba allí. ¿Para qué iba a querer saberlo? No debía importarle. La vida en aquel maravilloso lugar le parecía inmejorable; nunca pudo soñar nada semejante. Y cuando más feliz estaba, sucedió que un día se acordó de sus padres. ¿Qué sería de ellos? Sin duda sufrirían mucho sin saber lo que había sido de él. Y desde aquel momento la tristeza se apoderó de todo su ser. Nada lograba distraerle; ya no encontraba aquel lugar tan encantador y hasta le pareció menos bello. Sólo deseaba una cosa: volver junto a sus queridos padres. Y así se lo comunicó una mañana a su esposa, cuando ésta procuraba por todos los medios averiguar la causa de su pena. Al decirle Urashima lo que quería, Otohime se entristeció; procuró convencerle de que se quedara junto a ella, pero nada cambió su decisión, ni siquiera el amor que ambos habían cultivado juntos todo ese largo tiempo. El pescador estaba firme en su propósito. Así, pues, Otohime prometió devolverle a la aldea y con un lucido cortejo le acompañó hasta la playa. Cuando al fin llegaron, la princesa entregó a Urashima una pequeña caja de laca, atada con un cordón de seda. Le recomendó que, si quería volver a verla, nunca la abriese. Después se despidió de él y con su acompañamiento se internó en el mar.

Pronto Urashima la perdió de vista. Con la cajita en sus manos, miraba fijamente a las aguas. Así estuvo algún tiempo y después recorrió la playa con la esperanza de ver de nuevo a su padres. De nuevo estaba en su pueblecito. Las mismas arenas, las rocas de siempre, el mismo sitio donde de pequeño tantas veces había ido a jugar. Le parecía que su vida en la cuidad del mar había sido un sueño. “¡Qué lejos todo aquello!” pensó. Entonces encaminó sus pasos hacia su casa, pero cuando entró en la aldea no supo por dónde tirar. La encontraba completamente cambiada, no la reconocía. Las casas eran más grandes que antaño, con tejados de pizarra que sustituían a los de paja, todo era diferente. La gente se vestía con vistosos quimonos bordados. Parecía otro lugar. Y, sin embargo, era su pueblo, estaba convencido de ello. La misma playa, las mismas montañas, sólo las casas y la gente habían cambiado. Entonces decidió preguntar a unos muchachos dónde se encontraba la casa del pescador Urashima, puesto que éste era también el nombre de su padre. Los muchachos no supieron responderle, no conocían a tal pescador. Entró en un comercio e hizo la misma pregunta al dueño, pero éste le dijo lo mismo que los chicos, “nunca habían oído hablar de tal pescador”. Entonces pensó que quizás tampoco era cierto el hecho de que su padre de siempre le transmitió que un anciano legendario del pueblo era el que creía conocer a todos los habitantes de la pequeña aldea. En esto quizás sí acertó su padre, porque al pasar por allí un hombre que debía de tener muchos años, a juzgar por su apariencia, dijo con voz tenue que él sabía mil historietas antiguas del pueblo y conocía las vidas de sus antiguos habitantes. Urashima se dirigió a él, por indicación del dueño de la tienda y le preguntó dónde estaba la casa del pescador Urashima. El viejo no contestó, se quedó un momento pensativo, y al cabo de un rato reaccionó diciendo.

-Casi lo había olvidado, hijo. Han pasado más de cien años desde que murió el matrimonio. Su único hijo cuenta la leyenda que un día salió a pescar y que a partir de entonces nadie volvió a saber lo que le sucedió al pequeño.

Urashima empezó a comprender. Mientras vivió en la ciudad del mar había perdido la noción del tiempo. Lo que le habían parecido sólo unos cuantos días en realidad habían sido más de cien años. No supo qué hacer. Se encontraba completamente solo en un pueblo que, aunque era el suyo, le era total y en absoluto extraño. Entonces se dirigió a la playa de nuevo, añoraba, ahora, y comprendía, entonces, el poco amor que le quedó por descubrir y prometió volver al encuentro con la princesa Otohime.Pero pensó “¿Cómo puedo llegar hasta ella?”


En su precipitación por ver a sus padres olvidó cuándo se despidieron. También preguntarle de qué medio se valdría para volver a verla. Y de pronto recordó la cajita que tenía entre sus manos. Se olvidó de que no debía abrirla y pensó que haciéndolo quizá pudiera ir junto a Otohime. Desató sus cordones y la destapó, abriéndola por completo. Al instante salió de ella una nubecilla que se fué elevando, elevando, hasta perderse de vista. En vano Urashima intentó alcanzarla. Entonces recordó la recomendación de la princesa, su atolondramiento le había dejado en blanco. Ya no volvería a verla. Sintió, pues, que sus fuerzas le abandonaban, que sus cabellos encanecían, que su rostro se marcaba de innumerables arrugas, haciendo de su piel una suave tela; su corazón cesó poco a poco hasta que dejó de latir, hasta que al fin cayó al suelo precipitadamente, con la mirada perdida en el firmamento. Cuando a la mañana siguiente fueron los muchachos a bañarse, vieron tendido en la arena a un hombre decrépito, sin vida. Era Urashima que había muerto de viejo.
Todavía hoy algunos pescadores de ciertos pueblos del Japón cuentan a sus hijos esta historia, para que no se distraigan en sus tareas diarias. Ingeniosa, mágica, triste y ejemplarizante.
De nuevo las leyendas del Japón nos hacen ver la vida de un modo distinto, con más sentido y lógica.
Imagen


[right]Fuente: Animeme[/right]
Imagen
tyvampire
NEW USER
NEW USER
Avatar de Usuario
Mensajes: 4
Sexo: Masculino
Blog: Ver blog (0)
Puntos de Karma: 18
Registrado: 31 Jul 2012 09:57

Comenta por Facebook (esto es de prueba asi que si quieres que se quede usalo)

Nyarlathotep

Spoiler: MOSTRAR
El Caos Reptante Es un Dios o Deidad el cual puede adaptar diversas formas pero nunca se sale de su molde (Forma Original) este dios a diferencia de otros no permanece dormido y tiene mas contacto con los humanos, Aparece en relatos relacionados con los sueños y es caracterizado por no matar a su victima si no como su nombre lo dice hacerla sufrir y enloquecer.

Imagen
Imagen
Niakary
NEW USER
NEW USER
Avatar de Usuario
Mensajes: 5
Sexo: Masculino
Blog: Ver blog (0)
Puntos de Karma: 2
Registrado: 24 Jun 2012 17:06


un tema como pocos fue un deleite desvelarme leyendo estas historias que entretenido xD te dejo karma
Imagen
Allenxz
Administrador XZ
Administrador XZ
Avatar de Usuario
Mensajes: 1804
Ubicación: San pedro, México
Sexo: Masculino
Blog: Ver blog (7)
Contraseña para descargar: animexz.com
Puntos de Karma: 545
Registrado: 21 Jun 2009 15:41


Excelente tema, que mas se puede decir?? muy buena info...
Imagen
Neko_BB
NEW USER
NEW USER
Avatar de Usuario
Mensajes: 19
Sexo: Masculino
Blog: Ver blog (0)
Puntos de Karma: 1
Registrado: 26 Jul 2012 17:47



Volver a Temática Libre

Habla de lo que sea que no se relacione al anime, ademas del mejor humor.

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado